logo

 

 

Temporada de Chapulines-

(Una reflexión de H. Hieronimi, octubre 2008)

Desde verano del 2005 hemos observado la presencia cada vez más notable de los chapulines en los campos y terrenos que rodean nuestra casa y nuestro proyecto. Durante todos estos años, el fenómeno comenzaba al inicio de la temporada de lluvias, terminando en diciembre, con las primeras heladas-

A finales del mes de julio los comenzamos a ver nuevamente, verdes y chiquititos, escondidos en los matorrales, comiendo plantas silvestres y quelites tiernos. Previendo los daños que nos podían causar en los cultivos, aplicamos Metarhizium anisopliae (un hongo que pueda funcionar como control biológico), con toda nuestra esperanza puesta en que la ciencia avanzada de la agricultura orgánica funcionará también en nuestro sistema.

chapulin1
chapulines encima de repollo - Granja Tierramor, octubre 2008

Pero a pesar del extenso empleo de esta „enfermedad de los chapulines“, no hemos podido observar muchos resultados. Al contrario: Parecían cada vez más resistentes y fuertes ... en  agosto comenzaron a probar algunas plantas selectas de nuestras hortalizas: Las espinacas fueron los primeros en ser degustados, mas adelante las habas, acelgas, lechugas, amarantos, tat-soi, mostazas,.... En septiembre, el número, tamaño y la eficacia de los insectos había aumentado enormemente, así durante el curso-taller de „Hortalizas familiares y biointensivas“no pudimos lucir con la súper-hortaliza, como habíamos planeado.

Ahora, en octubre, los chapulines se han convertido en el producto más exitoso de la granja – comen de todo y se han dedicado a devorar parcial- o totalmente una variada selección de plantas en nuestro sistema: Plantas medicinales y aromáticas como romero, tomillo, toronjil, caléndula, mejorana, forman parte de su dieta, al igual que diversas verduras de la huerta, incluyendo chile, berenjena, jitomate, cebolla, chícharo, frijol, y para variar por momentos hacen sus probaditas de las hojas de aguacate, macadamia, durazno, manzana, y de cítricos. Hasta las plantas silvestres, de hojas más duras, como la jarilla y el nopal, han sido defoliadas por ellos.

El amplio éxito del chapulín resulta en una floración muy moderada este año, cuando normalmente, en septiembre y octubre, tenemos montañas, bosques y praderas cubiertos de flores de todos los colores. Probablemente, esto pueda convertirse en un desafío para los apicultores de la región.

A pesar del enojo y la frustración, que por momentos me despierta esto de ver buena parte del trabajo perdiéndose a causa de un desequilibrio sistémico, el cual se encuentra, por lo pronto, más allá de nuestro entendimiento, control e influencia, no puedo dejar de sentir una cierta admiración por este bicho tan poco apreciable: Su resistencia,  adaptabilidad, versatilidad, su diversidad en fuentes de alimentos, el crecimiento exponencial en número y vigor, lo hace solamente comparable con otra especie que habita este planeta, la cual tiene un comportamiento similar en una escala mucho mayor. Difícilmente puedo ignorar, que mi noción de „plaga“, cuando veo los chapulines cubriendo y devorando los coles y jitomates, nomás es una proyección de nuestro propio drama como especie, cuando reflexionamos acerca del homo consumens y su relación con los sistemas que lo sostienen y de los cuales forma parte.

chapulin2
el efectivisimo "Chapulin de Eronga"

Mi experiencia de interactuar con sistemas naturales me dice, que en algún momento no demasiado lejano, el chapulín (como también el homo consumens) llegarán al límite de lo que puedan proveer los ecosistemas en apoyo de su crecimiento desmesurado. De esta manera, la impresión de fiesta y „orgia“, que nos dan los chapulines en nuestra huerta actualmente , también la podemos poner en relación con las actividades humanas durante las últimos décadas de su éxito y rápido crecimiento. „La gran fiesta“, la cual, muy probablemente, está al punto de terminar en una „Gran Cruda“, como podemos observar por todos los lados....

Más allá de estas reflexiones generales, el chapulín está poniendo a prueba nuestras convicciones agro-ecológicas y permaculturales. Al nivel práctico, estamos investigando y poniendo en práctica la siguiente „cascada“de soluciones para el manejo del chapulín. En su conjunto, han contribuido a que seguimos obteniendo cosechas variadas de nuestro sistema:

    • „No hacer nada“- Con nosotros, este manejo „pasivo“de las plagas ha sido bastante exitoso en años recientes, pero también es cierto que antes no teníamos una hortaliza tan amplia, entonces el daño era menos grave..... Tan provocador e inaceptable que suena esta "solución" para algunos, la observación cuidadosa de cualquier fenómeno en nuestro sistema es básica para llegar a un entendimiento vez mas profundo de los procesos sistémicos, y solo con esto se pueden generar los diseños inteligentes y eficientes.
    • Integración de Animales- las gallinas comen chapulín, pero no es conveniente dejarlas libres en el terreno, porque también comen muchas otras cosas, como por ejemplo nuestras hortalizas. También los patos son efectivísimos en su control, con la ventaja, que se asocian mejor con los cultivos. Nosotros, por el momento, tenemos nada más dos patos, y para el número de chapulines esto es demasiado poco. Me imagino, que con mínimo una docena de patos tendríamos menos problemas (y carne exquisita en diciembre). El diseño de sistemas eficientes y la integración de los animales para producción y control de plagas es un área para mejorar y ampliar en nuestro proyecto....
    • Control biológico: El hongo  Metarhizium anisopliae, parece ser el único contról biológico eficiente, aunque con nosotros no funcionó, a pesar de tener sepas variadas para experimentar en Agosto y Septiembre. Aparentemente, hay que aplicarlo en Mayo, Junio y Julio, cuando los chapulines son pequeños y más vulnerables. Este año, comenzamos a aplicarlo a finales de julio, quizás un poco demasiado tarde. Las aplicaciones se hacen por las tardes. Según Nacho Simón, de http://www.gaiaorganicos.com/, hay que recolectar chapulines muertos, llevarlas  al laboratorio, aislar alli una sepa más eficiente de Metarhizium, la cual tendría más probabilidad para funcionar en nuestro sistema.
    • Las hortalizas de otoño/ invierno las estamos protegiendo con túneles de alambrón y mallasombra. Estos protegen bastante y debajo de ellos no hemos tenido problemas con los cultivos.
    • Recordar el viejo lema permacultural: „El problema es la solución“: Probablemente esta invasión significa nomás que ¡Tenemos que comer chapulines!  Tienen muchas proteínas y se aprecian en varias regiones de México, como Oaxaca y Morelos. ¡¡Estamos buscando recetas!!

    (H.H., Octubre 2008)

    arriba